La solución federal, según FUNCIVA, José María Brunet

La solución federal, según Funciva
JOSEP MARIA BRUNET
LA VANGUARDIA, 12.11.12

El debate sobre el futuro territorial de España no sólo impregna toda la vida política del país, sino que ha irrumpido con fuerza en la labor de las universidades, fundaciones y think tanks. Una de las instancias de este tipo que reúne los tres perfiles citados y viene realizando relevantes aportaciones en la materia es Ciudadanía y Valores (Funciva), una fundación con órganos gestores muy plurales, que acaba de presentar una propuesta para una reforma de la Constitución “en clave federal”. Se trata de un estudio sobre la posible conversión del actual modelo autonómico en otro de corte federal que afronte y resuelva mejor los principales problemas del actual esquema de división territorial del poder político y los recursos financieros.

José María Román, abogado y director general de Funciva, subraya la voluntad de esta fundación de contribuir a buscar soluciones para lo que considera una “crisis de confianza constitucional”. A su juicio, esta crisis no sólo viene determinada por las propuestas soberanistas al calor de la campaña electoral catalana, sino que se percibe también en el surgimiento de ideas de signo opuesto, como las que abogan por la recentralización del Estado. Román añade que hay que trabajar en la búsqueda de salidas “con generosidad y sin miedo”. Para ello, Funciva pone sobre la mesa su tesis a favor de un Estado federal, una propuesta que –afirma Román– en modo alguno se opone a las ideas de “patriotismo y unidad”, como se demuestra “en los casos de Estados Unidos, México o Alemania”.

El coordinador del estudio ha sido Javier Tajadura, catedrático habilitado de Derecho Constitucional y profesor de la Universidad del País Vasco, quien subraya que hay “razones jurídicas, económicas y políticas” a favor de este cambio de modelo de Estado. Su propuesta –en la que han colaborado también los profesores de Derecho Constitucional Josu de Miguel (Universitat Autònoma de Barcelona) y Elviro Aranda (Universidad Carlos III de Madrid)– tendría como eje central la sustitución de las actuales autonomías por un número más reducido de nuevos estados o entidades federativas, con poder ejecutivo y legislativo, mientras el judicial, en principio, seguiría siendo único, aunque también podría territorializarse.

Los autores del estudio no proponen acabar con el café para todos, pero sí organizar de otro modo la cafetera y sus prestaciones, sobre todo en materia financiera. El trabajo de Funciva asume que habría que respetar el principio de ordinalidad, es decir, que los nuevos estados o entidades federativas con mayor capacidad de generar ingresos tuvieran también mayor capacidad de gasto, sin dejar de aportar al conjunto en función de nuevos criterios de solidaridad. Dicho de otro modo, las comunidades con mayores posibilidades de creación de riqueza, como Catalunya, podrían tener mayor compensación en sus fuentes de financiación.

La propuesta de Funciva plantea, asimismo, una mayor clarificación en el reparto de competencias entre el Estado y las comunidades autónomas. Esta operación requeriría una reforma de la Constitución, con el propósito de delinear mejor el ámbito de cada administración. No se trataría de dar más atribuciones a las hoy comunidades autónomas y mañana estados federales, sino de evitar la repetición cíclica de negociaciones debidas, en parte, a la ambigüedad del título VIII de la Carta Magna. El nuevo modelo competencial –afirma el profesor Tajadura– sería, así, “seguro y estable”, y no dependería de “la mayoría coyuntural de turno”.

El estudio plantea asimismo la redacción de una Constitución para cada uno de los estados o entes federativos, que sustituiría a los actuales estatutos de autonomía.

Anuncis