Una ley contra la ciudadanía, Josep Mayoral, La Vanguardia, 27.11.13

Una ley contra la ciudadanía

JOSEP MAYORAL
LA VANGUARDIA, 27.11.13

El gran activo en la transformación que ha vivido Catalunya en los últimos treinta y cinco años han sido los ayuntamientos. Ahora, con la excusa de la crisis, el Gobierno del PP quiere cortarles las alas. Estamos ante la agresión más grave que ha sufrido el municipalismo desde la recuperación de la democracia. Con el sofisma de la racionalización, el Gobierno del PP lo que hace en realidad es reducir la autonomía de los ayuntamientos, quitarles competencias y recursos, ponerlos bajo la tutela del Ministerio de Hacienda, en definitiva, recentralizar. Y dar un paso decisivo para la privatización de los servicios que hoy se dan desde el municipio. En clara vulneración de la Carta Europea de la Autonomía Local, los estatutos de autonomía y la Constitución

La consecuencia será la reducción de la cantidad y la calidad de los servicios públicos locales. Se trata de una involución de la que seremos víctimas los ciudadanos, que tendremos menos servicios y de peor calidad. Con centros de decisión y de gestión alejados de nuestros pueblos y ciudades. ¿Qué sentido tiene que los servicios sociales pasen a ser competencia de los gobiernos autonómicos? ¿Qué pasará con las más de 9.000 personas que visitaron los servicios sociales de Granollers? ¿Qué sentido tiene que la limpieza viaria pueda ser competencia de las diputaciones? ¿Quién cuidará de las guarderías municipales, hoy ya maltratadas por la Generalitat? ¿O de las escuelas de música? ¿Quién hará las políticas de promoción económica del territorio? ¿Lo harán las administraciones -el Estado y la Generalitat- que en los últimos años han incumplido sistemáticamente sus obligaciones? Reducir al mínimo las competencias municipales es también reducir la calidad democrática del país.

Montoro quiere ayuntamientos que actúen como simples gestorías a las órdenes del Gobierno central. Los que creemos que los municipios son el mejor espacio para vertebrar y cohesionar la sociedad seguiremos defendiendo la autonomía y la fortaleza de los gobiernos locales. Como pasa en la mayoría de los países europeos. Seguiremos defendiendo los ayuntamientos como clave de la arquitectura local contra el intento de subrogarlos a las diputaciones o a los consejos comarcales. Seguiremos trabajando, a pesar de la falta de apoyo, para hacer frente a la crisis económica y a sus efectos. Cerca de la gente. De sus problemas. También de sus anhelos. ¿Alguien cree que aunque nos dejen sin competencias, la mayoría de alcaldes y alcaldesas dejaremos de preocuparnos y ocuparnos de la oferta educativa, sanitaria o de servicios sociales? Evidentemente no. Más allá de las competencias están, en palabras de un alcalde de referencia, las incumbencias.

Trabajaremos para que esta ley de reforma de la administración local no se aplique. En el Parlament, en la sociedad, y si conviene ante el Tribunal Constitucional. Los ciudadanos no nos merecemos esta ley.

Anuncis