La iniciativa del Partido Socialista, editorial de La Vanguardia, 13.01.14

La iniciativa del Partido Socialista

Editorial de LA VANGUARDIA, 13.01.14

El Partido Socialista Obrero Español ha remitido al presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, una carta en la que solicita la puesta en marcha de un órgano parlamentario -comisión no permanente o subcomisión- para comenzar a debatir la reforma del actual modelo territorial. Una instancia abierta a todos los partidos para que comiencen a trabajar en ideas y medidas concretas.

El panorama es muy preocupante: colapso financiero de la gran mayoría de las comunidades autónomas; reclamación generalizada de un nuevo modelo de financiación; creciente malestar en toda el área mediterránea por el esfuerzo fiscal que le es exigido -atención a este dato, puesto que el comportamiento de la Comunidad Valenciana será clave-; huida hacia delante de la Comunidad de Madrid ofreciendo rebajas fiscales que otras autonomías difícilmente pueden emular; baluarte defensivo en Andalucía ante cualquier reforma que signifique una merma de las transferencias al sur; baluarte histriónico en Extremadura con la singular alianza PP-Izquierda Unida; acuerdo para la convocatoria de un referéndum soberanista en Catalunya con el apoyo de 87 de los 135 diputados del Parlament de Catalunya (tres menos de los dos tercios que se necesitan para proceder a la reforma del Estatut); reinflamación de la política vasca por las discrepancias sobre la política que seguir con los presos de ETA; vigilancia atenta del Partido Nacionalista Vasco para que los debates en curso no afecten al concierto foral, y una bifurcación inquietante en las encuestas: mientras en la España interior, especialmente en Madrid y las dos Castillas, crecen las posiciones favorables a la recentralización del Estado, en Catalunya, País Vasco y Navarra aumenta la exigencia de más autogobierno. Hay motivos más que suficientes para que las fuerzas políticas abran una profunda reflexión sobre la vigencia de un modelo territorial que presenta evidentes señales de colapso. Por un lado ha creado estructuras superfluas y expectativas de gasto que hoy no se pueden mantener, y, por otro, no ha sido capaz de lograr un buen encaje de las nacionalidades (artículo 2 de la Constitución), a las que se ha pretendido rehogar bajo la capa de un autonomismo uniformista.

La iniciativa del PSOE es interesante y engarza con las palabras del Rey en el discurso de Navidad, cuando sugirió, de manera elíptica, la reforma de la Constitución. Y conecta con el discurso del presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, que el pasado 6 de diciembre, día de la Constitución, habló abiertamente de la reforma de la Carta Magna, citando algunas de las materias que, a su parecer, podrían ser objeto de revisión, entre ellas, la solidaridad territorial.

La iniciativa de la dirección del PSOE, días antes de la votación en el Parlament de Catalunya de la primera solicitud para efectuar la consulta soberanista, demuestra que ese partido -en parte, promotor del actual desbarajuste territorial, con los errores de cálculo cometidos durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero- se toma en serio sus actuales propuestas reformistas. El PSOE y el PSC parecen querer ir más allá de la retórica, y Alfredo Pérez Rubalcaba, político experimentado, se ofrece como uno de los ingenieros de la fase de cambios y de pactos que, de manera ineluctable, deberá afrontar España en un próximo ciclo. Iniciativa seria. Hay que tomar nota.

Anuncis