Cataluña en EEUU, Francesc Granell, La Vanguardia, 11.04.15

Cataluña en EEUU

FRANCESC GRANELL
LA VANGUARDIA, 11.04.15

En los primeros tiempos de la Generalitat democrática creamos la Asociación de Amigos de Gaspar de Portolà -el militar de Balaguer que fue primer gobernador de California- para reforzar lazos entre Catalu­nya y California. Pusimos a la asociación bajo la copresidencia del rey de España y del presidente de Estados Unidos en un esquema que recibió toda clase de parabienes. Sus vicepresidentes eran el presidente de la Generalitat y el gobernador de California. La asociación fue encabezada por el reputado científico Joan Oro y sirvió para dejar un poso de intercambios de todo ­tipo.

Treinta y cinco años después el presidente de la Generalitat ha visitado ahora Estados Unidos con el objetivo principal confesado de explicar allí el proceso soberanista. Esto tiene lugar después de que el 30 de marzo Convergència (sin Unió) y ERC -sin otros partidos- anunciaran, con la Assemblea Nacional de Catalunya, Òmnium Cultural y la Associació de Municipis per a la Independència, una nueva hoja de ruta hacia la creación de un nuevo estado o república catalana para febrero del 2017, si las elecciones autonómicas dan mayoría independentista.

Desde el 14 de enero había quedado claro que se harían unas elecciones anticipadas el 27 de septiembre, pero entonces nadie se atrevió a decir oficialmente que tales elecciones serían plebiscitarias hacia la independencia como lo dice ahora la hoja de ruta del 30 de marzo.

Tras la consulta independentista sui generis del 9 de noviembre, que condujo a que Artur Mas, la vicepresidenta Ortega y la consellera Rigau estén a la espera de ver si reciben alguna sanción, la Generalitat había intentado evitar manifestaciones y decisiones que pudieran ser objeto de recurso ante el Tribunal Constitucional, por lo que no parece razonable que la hoja de ruta del 30 de marzo y el viaje a Estados Unidos se sitúen en una senda de enfrentamiento con la Moncloa.

Todos sabemos que el proceso independentista precisa ser alimentado para no decaer, pero no creo que la nueva hoja de ruta claramente inconstitucional y los propósitos expresados para el viaje del presidente Mas a Estados Unidos vayan en la dirección correcta.

El Diplocat no cesa de llevar a cabo acciones internacionales explicando lo mismo en muchos países y no ha conseguido pasar de interesar en el “proceso” a profesores universitarios más o menos previamente interesados en él.

Por eso no veo cómo un viaje a Estados Unidos que el Gobierno español ha visto con malos ojos sirva para abrir ninguna puerta internacional para el reconocimiento de una futura Catalunya independiente pues la Administración norteamericana se ha mostrado ya contraria a ella.

¿Qué quedará del viaje del president Mas a Estados Unidos? Me temo que muy poco salvo alguna foto, para consumo interior y para intentar revigorizar al soberanismo de cara a las elecciones municipales del 24 de mayo.

Advertisements